Cartera de Fondos Indexados

Los fondos indexados son considerados instrumentos de inversión pasiva con comisiones muy bajas. La inmensa mayoría de los fondos de inversión de gestión activa no consiguen superar en beneficios al índice bursátil de referencia y ofrecen comisiones altas. El factor más importante para conseguir rendimientos en casi cualquier cartera de fondos indexados es el tiempo. Son inversiones de largo plazo, por lo que cuanto antes empieces a invertir en ellas mucho mejor.

Buscador Fondos de Inversión

Los fondos de inversión.

Un fondo de inversión no es más que la suma del capital de varios inversores individuales. Estos ponen su dinero a disposición de terceras personas para que obtengan una rentabilidad a cambio de una comisión.

Normalmente verás ofertando este tipo de productos financieros a bancos y aseguradoras e incluso brokers. Esto es debido a que un fondo gestionado de forma activa por profesionales del sector, lleva asociados numerosas comisiones que son cargadas al inversor particular.

Generalmente encontrarás comisiones por gestión, por mantenimiento, por obtención de beneficios, por suscripción, por depósito, por cierre.. etc, etc.

Según la Ley 35/2003, de 4 de noviembre, de Instituciones de Inversión Colectiva y el R.D 1082/2012, de 13 de julio, podemos ver las comisiones máximas para cada tipo como sigue:

TiposPorcentaje máximo
Comisión de Reembolso5%
Comisión de Suscripción5%
Comisión de Depósito0,2
Comisión de Éxito18%
Comisión de Gestión2,25
Gestión + Éxito1,35% + 9%

Como podrás comprobar, es un producto financiero bastante lucrativo para quien lo vende. Aunque gestionen mal tu dinero y entren en pérdidas, seguirán cobrándote comisiones.

Desde luego, los fondos de gestión activa es un producto que en StopDayTradingClub desaconsejamos activamente a nuestros miembros.

Verás que aprendiendo un poco dentro del Club podrás montar por ti mismo una cartera de fondos indexados de una manera muy fácil. No tendrás que pagar abusivas comisiones a ningún banco.

Como veremos en artículos posteriores, una comisión por mínima que sea, te puede recortar hasta un 40% de rentabilidad en el largo plazo. Empezar a invertir en fondos indexados es algo que debes dominar por múltiples razones que descubrirás en esta página.

Vamos a empezar por lo básico, sigue leyendo..

¿Qué es un índice?

Habrás escuchado en múltiples ocasiones en las noticias y prensa sobre los índices bursátiles. El índice español IBEX35 ha bajado hoy tantos puntos, que si el índice americano S&P500 ha subido tanto, etc.

Suena raro ¿verdad? Pero verás que es muy sencillo. Lo voy a explicar primero con un ejemplo.

Tienes que imaginarte un índice como la suma ponderada de todos los productos de un mercado.

Por ejemplo. Imagina una sencilla frutería que tiene el mismo precio y número de plátanos, manzanas y peras. Como todos tienen el mismo precio y cantidad, el índice es muy sencillo, basta con sumar el producto del número de frutas por su precio. Como todas son iguales, vamos a calcular el índice y bautizarlo como “Fruta Index”:

Fruta Index = Plátanos (Cantidad*Precio) + Manzanas (Cantidad*Precio) + Peras (Cantidad*Precio)

Este índice nos servirá para darnos cuenta si en la frutería están bajando o subiendo el precio de forma general.

Los índices nos dan una idea global del comportamiento de un mercado.

Aunque ya te habrás dado cuenta de que hemos puesto un ejemplo muy irreal. Hemos imaginado que el precio y la cantidad de cada fruta son iguales y constantes en el tiempo. Sabemos que es una situación que no existe en los mercados reales.

Tanto en una frutería, como en una tienda ropa, supermercado o mercado bursátil, los precios y cantidades de los productos fluctúan con la oferta y la demanda.

En todos los índices siempre hay elementos que tienen mayor peso que otros, ya sea por tener una cantidad y/o precio muy elevado respecto al conjunto. Esto quiere decir que una pequeña variación en el precio de uno de estos productos puede mover el índice hacia arriba o abajo a pesar del comportamiento del resto.

Entender que cada elemento de un índice tiene un peso distinto sobre el conjunto es clave para analizar su comportamiento.

Lo maravilloso de los índices es que puedes crearlos de lo que tú quieras. Las 500 mayores empresas de EEUU (S&P500), las 35 firmas más grandes de España (IBEX 35), etc etc.

¡Hay índices de cualquier cosa y lo mejor de todo es que podemos comprar y venderlos en su totalidad como si fueran un único producto!

¡Pero esto no ha hecho más que empezar! Lo bueno viene ahora. Sigue leyendo

¿Qué es un fondo indexado?

Recordamos que un fondo de inversión es un conjunto de activos financieros (acciones, bonos, oro, inmuebles..) elegidos mediante el criterio de una tercera persona, la cual invierte nuestro dinero.

Sin embargo, es posible crear un fondo que replique al S&P500, es decir, las 500 empresas más grandes de EEUU. Para ello debemos comprar acciones de las mismas 500 empresas y mantener el mismo peso que tengan en el índice. Por ejemplo, siempre mantener un 2% en Coca Cola, un 1,5% en Microsoft, un 0,7 en AT&T, etc.

Si te fijas, hemos creado un “clon” del propio índice S&P500. En vez de elegir unas pocas empresas, hemos decidido replicar el índice entero. Obviamente debemos actualizarlo cada vez que hayan cambios en las empresas y peso que componen el índice.

Esto se conoce como “indexar”, que básicamente es lo mismo que copiar y replicar un comportamiento día a día.

Un fondo indexado replica el comportamiento de un mercado de referencia tanto como le sea posible.

Es por ello que nos referimos a la indexación como una estrategia de inversión pasiva. En vez de elegir manualmente qué acciones o bonos vamos a mantener en nuestra cartera, en gestor del fondo indexado compra todas las acciones y bonos del índice que quiere replicar.

Ventajas de invertir en fondos indexados.

Como podrás imaginar, los fondos indexados tienen ventajas muy grandes para los inversores independientemente de su nivel de experiencia.

El riesgo disminuye debido a la gran diversificación.

Cada fondo puede contener una preselección de cientos e incluso miles de activos. Si alguno de ellos tiene un comportamiento negativo, siempre hay una gran probabilidad de que muchos de ellos no lo hagan, lo cual ayuda a minimizar las posibles pérdidas.

Además, cuando eliges comprar acciones o bonos de forma individual, estas aumentando mucho más tu riesgo de pérdida que si compraras todos los del mercado. ¿Lógico, verdad?

Menores impuestos.

Los fondos indexados, al ser una inversión pasiva, no cambian tan a menudo su composición de acciones y/o bonos como los fondos de inversión tradicionales.

Esto se traduce en menores costes impositivos para el inversor ya que mientras no cerremos nuestras posiciones en el fondo no tendremos que tributar las ganancias.

Comisiones ultra reducidas.

Todos los fondos indexados tienen gestores profesionales. Aunque éstos no tienen la necesidad de gastar tiempo en elegir en qué invertir, tan solo deben replicar lo que haga su índice de referencia cada día. Normalmente este trabajo lo hacen algoritmos informáticos y el equipo humano tan solo tiene que supervisar.

Esto se traduce en unas comisiones tan bajas que son imposibles de asumir por los fondos tradicionales. Simplemente los fondos indexados juegan en otra liga y su filosofía dista mucho de lucrarse a costa de los inversores con mayores comisiones.

¿Recuerdas el rango de comisiones de los fondos tradicionales sobre el que escribimos anteriormente? Que si un 5% de esto que si un 2,5% de lo otro. Pues déjame darte un ejemplo de un fondo indexado.

¿Sabes cuánto te costaría en comisiones invertir en un fondo indexado con el cual tendrías una posición en las 500 mayores empresas de EEUU?

0,03% de comisión anual…….nada más.

Ahora ya sabes por qué los fondos indexados no tienen tanta publicidad. Son imbatibles. Están al lado del inversor. Pero requieren de un poco de difusión y conocimiento sobre ellos, pero para eso ya estamos en StopDayTradingClub 😉

Tipos de fondos indexados.

En este apartado veremos que hay multitud de fondos indexados atendiendo a su composición y objetivo de inversión. Pero consideramos que una distinción más general y que debes conocer, es entre:

Fondos Mutuos.

ETFs

Hablaremos más sobre ellos a continuación.

Por ahora vamos a ver los tipos de fondos indexados según su objetivo o índice:

Mercado completo: Intentan replicar una gran cantidad de activos de un mercado. Normalmente mercados nacionales.
Internacionales: Replican mercados de cualquier parte del mundo.
Capitalización: Replican conjuntos de empresas de alta, media y baja capitalización bursátil.
Bonos: Permiten invertir en bonos de distinta maduración. Corto, medio y largo plazo.
Bonos municipales (USA): Son bonos libres de impuestos federales en los EEUU. Normalmente involucran mayor riesgo que los bonos del tesoro o grandes empresas.
Beneficios: Eligen empresas según su índice de crecimiento o su índice de valor. Hablaremos más sobre ello en un artículo.
Dividendos: Agrupan conjuntos de empresas basándose en el crecimiento de sus dividendos o su rentabilidad.
Sector: Te permiten invertir en sectores específicos, por ejemplo, tecnológico, médico, financiero, etc.
Responsabilidad Social: Si no te gusta invertir en armas, alcohol, tabaco, contenido adulto, etc.., este es tu tipo de fondo 🙂
Fondos apalancados: EVITAR. Estos fondos multiplican el riesgo asumido por el inversor “prestándole” su inversión multiplicada por X número. JAMÁS inviertas en este tipo de fondos.

¿Qué es un ETF?

El término ETF significa Exchange-Traded Funds (ETFs). Son exactamente igual que un fondo indexado normal (fondo mutuo) con la salvedad de que las participaciones en el ETF cotizan diariamente como si fuera una acción.

Es decir, que el precio de la participación de un ETF fluctúa diariamente según la oferta y la demanda mientras el mercado bursátil está abierto. Puedes comprar y vender participaciones en el fondo a lo largo del día.

Al ser tan parecido a una acción, los ETF se pueden comprar en casi cualquier bróker, tan solo con buscar su símbolo. No hace falta ir a la página de la empresa proveedora del fondo para comprarlo o venderlo. Esto les da a los ETFs mucha versatilidad para que inversores de todo el mundo puedan invertir en ellos.

Fondos mutuos vs ETFs.

Los fondos mutuos indexados y los ETFs son exactamente igual en todo menos en dos cosas muy importantes.

La primera es el periodo de cotización. Los ETFs se pueden comprar y vender durante todo el día mientras el mercado está abierto. Sin embargo, los fondos mutuos sólo actualizan su precio al final de la sesión, es decir, cuando cierra el mercado.

Con lo cual la inversión en un fondo mutuo no será inmediata, como sí lo es al comprar o vender un ETF. Además la oferta de ETFs es más amplia mediante los brokers que los fondos mútuos. Normalmente los fondos mutuos se deben adquirir en la propia plataforma de la empresa proveedora. Esto muchas veces no es posible para inversores internacionales, ya que dichas empresas suelen pedir el número de ciudadanía al realizar un registro.

La segunda gran diferencia es el importe mínimo para invertir. Suele ser mucho mayor el importe mínimo para invertir en fondos mutuos que en ETFs. Por ejemplo, en Vanguard, el mismo fondo indexado que replica el comportamiento del S&P500 lo tenemos tanto en ETF como en fondo mutuo.

El importe mínimo para comprarlo como fondo mutuo sería 3000 dólares mientras que una participación comprándolo como ETF, mirando el precio del mercado de hoy, serían 198 dólares.

Una gran diferencia. Por ello en StopDayTradingClub siempre aconsejaremos a nuestros miembros elegir los ETFs. Además muchas de nuestras herramientas y análisis se basan puramente en ETFs.

¿Por qué invertir en fondos indexados?

Los fondos indexados son una excelente elección como inversión. Como ya hemos visto, se consideran una inversión pasiva, casi no necesita de nuestra intervención más que para rebalancear la cartera.

En StopDayTradingClub consideramos que es una inversión perfecta para cualquier tipo de inversor.

Los fondos indexados ofrecen una amplia variedad de activos en los que invertir, de forma que el riesgo disminuye y además tienen unas comisiones muy bajas.

Además se pueden adaptar a cualquier perfil de inversor. Podemos elegir fondos indexados de renta fija, renta variable, oro, bienes inmuebles, sectores industriales…etc.

Pero lo mejor viene ahora. Combinando en una cartera los distintos fondos que existen podemos incrementar el beneficio anual (rendimiento) y disminuir el riesgo (desviación estándar), si los elegimos correctamente.

Es decir, combinando distintos tipos de fondos podemos disminuir el riesgo. Esto da lugar a muchas preguntas por responder:

¿Qué fondos me interesa elegir en mi cartera? ¿Qué porcentaje de acciones y bonos es la óptima? ¿Cómo afectaría al riesgo y el rendimiento si incluimos un fondo de oro? ¿Qué porcentaje de oro debo incluir? ¿Qué fondos existen? ¿Dónde comprarlos?

Todas estas preguntas y más, las podrás resolver dentro del Club. Entre nuestra comunidad y las herramientas de análisis de fondos podrás dar respuesta a todas estas preguntas.

¿Qué es una cartera de fondos indexados?

Habrás escuchado el término “cartera de inversión” muchas veces. Es bastante sencillo, una cartera de inversión es un conjunto de activos financieros que analizaremos como si fueran un todo.

La cartera de inversión no es algo real, es decir, los activos no tiene por qué estar todos juntos en una misma cuenta. Puedes tener en un broker dos fondos, en otro otros dos y aún así considerar que tienes una cartera de inversión compuesta por cuatro fondos.

Todos los activos en los que elegimos invertir para que funcionen de forma conjunta se denomina cartera de inversión.

Al crear una cartera de distintos activos disminuimos el riesgo mediante la diversificación. Aunque no solo con eso basta, también debemos calcular la correlación entre activos y la correlación total de la cartera.

Construir una cartera de fondos indexados con una correlación entre activos lo más cercana a 0, es a lo que aspiramos para todos los miembros del Club.

La correlación entre activos.

La correlación entre activos es un cálculo que mide cómo es el movimiento relativo de uno con respecto al otro. Cuando dos activos se mueven en la misma dirección al mismo tiempo, se considera que tienen una correlación positiva. Por el contrario, si un activo se mueve al alza y otro a la baja al mismo tiempo, tendrán una correlación negativa.

Sin embargo, cuando dos activos financieros no muestran ninguna relación en el movimiento se dice que están no correlacionados. En este punto es donde los inversores como nosotros debemos poner toda nuestra atención.

La medida de la correlación es un número que varía entre -1 y 1. Los números negativos miden el grado de correlación negativa y los positivos el de correlación positiva. Si nos encontramos en alguno de los extremos del cálculo, significa que los activos se comportan igual al mismo tiempo. Si es positiva se mueven en la misma dirección y negativa en direcciones contrarias.

Como podrás comprobar, una correlación igual a 0 significa que los rendimientos de los activos están completamente descorrelacionados. Esto significa que el movimiento de precio de un activo, no tiene ningún efecto en el precio del otro y viceversa.

Según la “Teoría Moderna de Carteras”, podemos reducir el riesgo total en una cartera de inversión e incluso incrementar los rendimientos si invertimos en activos que estén completamente descorrelacionados.

Suena lógico ¿verdad? Habrás escuchado muchas veces que para minimizar el riesgo hay que diversificar. Bueno, es una verdad a medias completamente. No tiene sentido dividir tu inversión en activos que se comportan igual en el mercado. Eso no es diversificar, es asumir el mismo o mayor riesgo realmente.

Grábate esta frase: Diversificar es dividir nuestra inversión en distintos activos con correlación cercana a 0, es decir, descorrelacionados.

Por supuesto, es el Club tenemos herramientas para que puedas calcular la correlación entre activos antes de agregarlos a tu cartera, ya que cada día la correlación entre activos cambia. 🙂

¿Qué es el rebalanceo en una cartera de inversión?

Es un concepto muy sencillo. Como hemos visto, al formar nuestra cartera de fondos indexados, debemos elegir qué porcentaje vamos a mantener de cada uno de ellos.

Con los vaivenes diarios del mercado, estos porcentajes van a variar, ya que algunos fondos subirán de precio y otros bajarán.

El rebalanceo no es otra cosa que vender y/o comprar los distintos fondos que componen nuestra cartera para que vuelvan a los porcentajes originales.

Por ejemplo, imaginemos que nuestra cartera está formada en un 50% por un fondo de acciones, un 30% por un fondo de bonos y un 20% por un fondo de oro. Si invertimos 1000 euros, sería 500 euros en acciones, 300 en bonos y 200 en oro.

Pasado un año, revisamos nuestra cartera y vemos que ha cambiado bastante la cosa. Imaginemos que ahora tenemos, 800 euros en acciones, 210 euros en bonos y 300 euros en oro. Nuestra cartera ahora vale 1310 euros y está formada por un 61% en acciones, 16% en bonos y 23% en oro.

Como ves, debemos vender posiciones tanto en acciones como en oro y comprar en bonos para volver al 50-30-20 por ciento original. Esto es lo que se conoce como “rebalanceo”.

Nosotros en el Club recomendamos a los miembros no vender posiciones para ahorrarse la tasa impositiva en la declaración de la renta. Es una mejor estrategia de rebalanceo en la cartera, comprar aquellos fondos que han bajado de precio con dinero nuevo.

Hacer esto teniendo en cuenta que el precio de cada fondo es distinto puede ser un poco lioso. En StopDayTradingClub tenemos herramientas para que nuestros miembros puedan calcular el rebalanceo de su cartera automáticamente con los últimos precios del mercado. Sabrás cuantas participaciones de cada fondo debes comprar para rebalancear de forma automática, sin pasar por cálculos.

¿Los fondos de inversión pagan dividendos?

¡Por supuesto!

Los fondos indexados al estar formados por multitud de acciones también reparten dividendos de aquellas empresas que así lo dispongan en su política.

Incluso, como hemos visto anteriormente, existen fondos indexados creados precisamente para aprovechar la rentabilidad de los dividendos.

Sin embargo, al ser los fondos indexados un producto de alta diversificación y poco riesgo, no debes esperar rentabilidades por dividendos muy altas.

Generalmente, si elegimos individualmente las empresas en las que invertir por dividendos, podemos aprovechar mejores rentabilidades por dividendo cuando éstas bajen de precio en el mercado.

Aún así, los fondos indexados por dividendos no es la única opción que tenemos para obtener rentas fijas. Tenemos los fondos de bonos, que al estar compuestos por bonos de distintas temporalidades, tendremos varias maduraciones a lo largo del año. Por lo que en los fondos de bonos también obtendremos unas rentas fijas por los intereses del préstamo de nuestro dinero.

Hablaremos más sobre los bonos y cómo construir carteras de fondos indexados orientados 100% a obtener rentas en próximos artículos y por supuesto en los cursos y herramientas del StopDayTradingClub.

¿Cómo tributan las ganancias en fondos indexados?

Este apartado se refiere a la legislación española

La fiscalidad de los ETFs es exactamente la misma que la de acciones.

Recordemos que mientras no cerremos nuestras posiciones, no tenemos que declarar las ganancias/pérdidas de nuestra inversión.

Los fondos cotizados se consideran rentas del ahorro y por tanto, se incluyen en la declaración del IRPF como ganancia o pérdida patrimonial.

Normalmente los tipos impositivos varían entre el 19 y el 23 por ciento de retención dependiendo de la cantidad a percibir, que en 2020 fija el mínimo en 6000 euros y el máximo en 50000 euros.